miércoles, 11 de diciembre de 2019

Diciembre: edición labios.






No soy una chica que suela cambiar mucho de estilo en cuanto a maquillaje en las distintas estaciones del año, pero es cierto que llegado el invierno, tiendo a utilizar labiales en tonos más oscuros y más intensos que en primavera y verano. También añado algo más de cuidado labial a mi rutina de maquillaje, ya que con el frío, la fina piel de los labios se resiente mucho, y más aún viviendo en un clima frío y seco como el de Valladolid.
Es por ello que hoy os quería enseñar los bálsamos labiales y los labiales de colorido que en estas ultimas semanas de otoño y primeras de invierno estoy usando con más asiduidad. Tengo que deciros que normalmente una o dos veces por semana suelo exfoliarme los labios con un producto específico, y después, como siempre, empiezo a maquillarme con un paso fundamental para mí, la hidratatción de los labios. 

En estos momentos estoy usando varios bálsamos labiales, entre ellos hoy os quiero hablar de dos. El primero es el Bálsamo Reparador de piña y papaya de Alma Secret, que me está gustando muchísimo. Se trata de un bálsamo con textura firme, como de cera, que se funde en los labios al aplicarlo, tiene un olor delicioso a frutas tropicales y deja los labios hidratados y muy suaves, perfecto para maquillarlos inmediatamente sin que modifique la intensidad o color de los labiales que apliquemos después, es por esto que me gusta aplicar este bálsamo sobre todo por la mañana.

Contiene una mezcla de 5 aceites nutritivos y regeneradores además de de Mantecas de Cacao y Karité reparadoras, protectoras y nutritivas. Aloe vera, bisabolol, alantoína, esqualano, provitamina B además de miel de manuka, conocida por sus propiedades antibacterianas, hacen de su fórmula un oasis de calma y suavidad para los labios y nos aporta además una experiencia sensorial muy agradable ya que su textura y su olor son deliciosos.

Por la noche, y tras la rutina de desmaquillado y limpieza me aplico el Bálsamo Intensivo Reparador de labios 8 Hours de Elisabeth Arden. Se trata de un bálsamo labial en formato tarro, con un color anaranjado que desaparece al aplicarlo y con una textura como de cera que también desaparece al aplicarla sobre los labios. Es más, al hacerlo se transforma en una especie de crema que se desliza con facilidad y deja los labios con un toque de brillo. 

Contiene Manteca de Karité, Manteca de Palma, complejo de Ácidos Grasos Esenciales y Extracto de Miel que ayudan a hidratar la piel,   Vitamina E, Vitamina A, Extracto de Miel y Extracto de Berro, aceite de árnica para reparar y mentol como agente refrescante. Y creedme que se nota el mentol, la sensación de frescor al aplicarlo es notable, pero en una manera muy agradable y que va desapareciendo con el paso del tiempo. 

Respecto a su olor, a mí me recuerda a frutas cítricas pero muy ligeramente, desaparece nada más aplicarlo. Como os contaba, yo lo aplico por la noche a modo de mascarilla con una cantidad generosa y a la mañana los labios están mas suaves e hidratados y sin los temidos pellejitos invernales que tanto molestan.

Una vez que tengo los labios hidratados ya puedo pasar a maquillarlos, y durante estos meses a diario estoy utilizando dos labiales muy parecidos, pero no iguales, muy dentro de mi zona de confort y para maquillajes más intensos, un borgoña muy especial.

Soy una chica de nudes/marrones/rosas, y como tal nunca tengo suficientes, cada uno es especial por determinadas cosas, y nunca me canso de probar más en esos tonos. En este último mes me decanto por el labial Nº 1 de la colección Kokoro de la marca española Etnia. Se trata de un labial, como podéis apreciar en la foto marrón/nude con subtono rosado, es el típico tono de tus labios pero un poco más subido, perfecto para el día a día. 

Es un labial mate pero muy cómodo, no reseca los labios (recordad que yo los hidrato siempre antes), tiene una buena pigmentación y una duración alta para no ser un labial permanente. Si tengo tiempo primero delineo los labios con el prefilador y después los relleno con el labial, pero no es necesario, la mayoría de los días lo aplico directamente sobre los labios sin más. 



De arriba a abajo: Night Crimson de Charlotte Tilbury, Cashew de Bite Beauty y el nº1 de la colección Kokoro de Etnia.


Para retoques suelo llevar en el bolso el tono Cashew de los labiales multistick de Bite Beauty. Se trata de un labial en formato mini que compré en una cajita a Sephora USA, ya que esta marca aún no está disponible en España. Es de un color parecido al de Etnia, pero con un subtono menos rosado. Es más mate por lo tanto más seco y he de reaplicarme el bálsamo antes de usarlo, pero una vez hecho ésto el labial se mantiene estupendamente y no reseca para nada los labios.
Hay una cosa de estos labiales que no me acaba de convencer, y es que a pesar de que me parecen súper cómodos y prácticos para llevar en el bolso, no sé por qué el labial en sí tiene forma plana lo que me complica el rellenar los labios y perfilarlos correctamente si tengo prisa. Tengo otros labiales de esta marca y su forma es la normal, pero en este caso el formato venía así, plano.
En los días en los que me siento más atreevida o por las noches o en maquillajes más intensos, suelo acudir a un labial que no me falla nunca. Se trata de Night Crimson de Charlotte Tilbury, un borgoña intenso con una pigmentación muy alta, muy cómodo y que aguanta muy bien el paso de las horas sin quedarse feo en los labios ni parcheado tras llevarlo puesto durante una larga noche o jornada intensa.

Cuando lo compré, la marca no se podía conseguir en España, pero ahora está disponible en Sephora, así que si tenéis la oportunidad, acudid a alguno de sus stands en tienda y que os lo prueben porque os va a encantar.

En definitiva, una rutina muy sencilla pero muy efectiva, dentro de la zona de confort para chicas que como yo necesitan practicidad, comodidad y rapidez pero sin renunciar a la coquetería y al gusto por las cosas bonitas, algo que compartimos, ¿no es así?

¿Coincidimos en alguno de los productos que os enseño? ¿Cómo cuidáis vuestros labios en invierno?











7 comentarios

  1. Tengo ganas de hacerme con el bálsamo de Elisabeth Arden, me has terminado de convencer, saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es una pasada! Ya nos contarás si te animas! :)

      Eliminar
  2. Ohhh yo quiero el Bálsamo pero siwmpew m exo atras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo en invierno es uno de los pasos que no me salto nunca! :)

      Eliminar
  3. Los dos nudes me han parecido preciosos, pero tengo que verlos en mi piel que algunos me patinan. Me gusta mucho que incluyas los cuidados :)
    Besitos.

    ResponderEliminar
  4. Confieso que quizá esté siendo el mes que menos estoy utilizando algo para los labios, pero el bálsamo reparador de Arden está en la mesilla de noche y no falla para no despellejarme viva.

    ¡Un besote!

    ResponderEliminar

Design by Winter Studio © 2015.