sábado, 16 de octubre de 2021

El nuevo lanzamiento de Vera and the Birds: mascarilla de noche "Rescue Me Sleeping Mask"

 




Si hay una marca nacional de cosmética natural que realmente nos sorprende con cada nuevo lanzamiento que propone, es sin duda Vera and the Birds. En ocasiones anteriores os he enseñado varios de sus productos que están entre mis favoritos de cuidado facial, y hoy os quiero hablar de su último lanzamiento, su mascarilla de noche.

Rescue Me Sleeping Mask es una mascarilla  creada para restaurar la función barrera de la piel y recuperar el buen aspecto global del rostro, devolviéndole la vitalidad y jugosidad perdidas.  Es un tratamiento intensivo que ha sido formulada con un potente derivado de la niacinamida, con un poder de liberación ocho veces superior y una mayor facilidad de penetración. Actúa en sinergia junto a 15 activos naturales para regalarte una piel recuperada, fresca y repulpada por la mañana.


Entre sus ingredientes encontramos:


◦ Menthyl nicotinate. Con una concentración del 1%, el menthyl nicotinate es un prodigioso activo que además de aumentar la hidratación y proteger la piel del daño ambiental, ofrece una gran variedad de beneficios siendo el más importante su capacidad de penetrar en la piel y ayudar a regenerarla desde el interior. Se trata de un derivado de vitamina B3, comúnmente conocida como niacinamida que se obtiene a partir de la síntesis de mentol y ácido nicotínico. En contacto con la piel el enlace entre ambos se rompe y libera vitamina B3. 

◦ Ácido hialurónico. Es una molécula poderosamente hidratante, capaz de retener hasta 1000 veces su peso en agua, alisando las líneas de expresión desde el interior y mejorando visiblemente el aspecto general.



◦ Extracto de granada. En sus hojas y flores es donde hallamos las mayores concentraciones de los flavonoides como la cianidina y la delfinidina quienes contienen las propiedades antioxidantes para atenuar los efectos de la piel madura. Además, también se le atribuye la capacidad de engrosar el epitelio fortaleciendo la piel.



◦ Extracto de manzanilla. Ayuda a retener la humedad de la piel. Uno de sus componentes es una sustancia llamada bisabolol, que ayuda a suavizar y hacer la piel más flexible.



◦ Extracto de laminaria. Pertenece a la familia de las algas pardas y cuenta con una potente acción rejuvenecedora. Estimula la vitalidad de las células recuperando y manteniendo la capacidad de dividir fibroblastos y la síntesis de colágeno, previniendo y tratando los síntomas del envejecimiento, mejorando la firmeza y elasticidad de la piel, además de minimizar el aspecto de las arrugas.



◦ Complementan la fórmula un cóctel de activos humectantes (glicerina), nutritivos (manteca de karité, aceites de camelia y almendras), antioxidantes (tocoferol), acondicionadores (aceite de sésamo, extractos de abedul y alga roja) y sensoriales (extractos de rosa y jazmín, aceites esenciales cítricos).



Suena bien, ¿verdad? Pues a la hora de aplicarla sobre la piel la experiencia es súper sensorial. Yo la aplico sobre la piel limpia, después del tónico, aplico una capa generosa y aprovecho para masajear mi piel durante unos minutos para que el ritual de relajación sea total. 





Es una crema blanquecina con textura no demasiado densa, que se aplica y extiende muy fácilmente y tiene un olor muy suave y agradable. Es apta para todo tipo de piel, incluidas pieles sensibles y no presenta ningún tipo de incompatibilidad con otros ingredientes. Como os digo la aplico por la noche, un par de veces por semana y retiro al levantarme, los resultados a la mañana siguiente son geniales: piel hidratada, descansada y rellena. 



Otro punto a destacar de esta mascarilla es su envase, viene en un tubo hecho con un 100% de caña de azúcar y dosificador tipo "pump" de aluminio que permite que obtengamos la cantidad necesaria y no se estropee el producto con su uso. Además, contiene un 99,19% Ingredientes de origen natural. ¡Bien por Vera!



Un lujazo de mascarilla con unos ingredientes muy top, que además ahora y hasta el día 19 podréis conseguir en su web con un -20% junto con los demás productos de la tienda. Una vez terminada esta promoción podéis seguir obteniendo un descuento del -10% con mi código: MYMUPCOMPULSION (código no afiliado), por si necesitáis reponer alguno de sus básicos.

¿Soléis usar este tipo de mascarillas? ¿Cuál es vuestra favorita?






jueves, 7 de octubre de 2021

Vitamina C, la mejor opción tras el verano.


 




Uno de los activos más utilizados tras el verano para recuperar nuestra piel después de los estragos del sol, el mar y el cloro, es sin duda la Vitamina C. Este famoso ingrediente cosmético es perfecto en estas fechas porque ayuda a unificar el tono de la piel, previene el envejecimiento cutáneo, mejora la firmeza y la elasticidad de la piel ya que incide en la producción del colágeno, y además es un potente antioxidante.


Con todos estos beneficios, es imposible resistirse a este ingrediente, y en esta entrada de hoy quiero mostraros diferentes formas de incorporarlo a vuestra rutina diaria que ahora os voy a enseñar, ¿empezamos?


Uno de los productos que más me ha sorprendido ha sido el de mascarilla, en esta caso es la mascarilla anti-ox de SVR. La marca de parafarmacia francesa que está tan de moda últimamente sorprende cada día con nuevos formatos como éste. Lo primero que llama la atención de esta mascarilla es su textura en mousse súper agradable de aplicar y extender, y lo sencilla que es de retirar con agua templada. La aplico, masajeo sobre la piel y dejo actuar unos 15 minutos antes de retirarla. 


Contiene un 25% de vitamina C optimizada, que protege contra el envejecimiento y aporta luminosidad a la piel. También contiene Gluconolactona, que tiene un efecto afinador de la textura de la piel, vitamina B3 y un complejo hidratante con ácido hialurónico de alto peso molecular.


La aplico cuando noto la piel cansada, fatigada (que con este ritmo de vida es casi siempre), un par de veces por semana y noto la piel más luminosa, más lisa y con menos textura.


Otro formato diferente por el que podéis optar si queréis introducir Vitamina C en vuestra rutina pueden ser la cápsulas, en este caso os hablo de Cápsulas de Ceramidas y vitamina C de Elisabeth Arden.


Se trata de un serum con textura de aceite seco que viene en unas cápsulas monodosis biodegradables y herméticamente selladas, y se presenta en formato de 30 o 60 cápsulas. Contiene una forma de vitamina C liposoluble y muy potente, ceramidas 2 y 3, Vitamina E y extractos vegetales de Salvia, aguacate, aceite de oliva y girasol. Yo lo suelo aplicar por la noche con la piel limpia y en ocasiones repito por la mañana. 


Es un serum muy ligero, con textura casi acuosa, muy agradable de aplicar y extender, que se absorbe con facilidad y que muestra sus resultados en la piel muy rápidamente. Dependiendo del momento a veces no necesito aplicarme crema después de las cápsulas, noto la piel cómoda solo con ellas. Ya os he comentado anteriormente que las ceramidas le sientan genial a mi piel, y la vitamina C también, así que hemos encontrado el dúo perfecto.


Siguiendo con la vitamina C en formato sérum, el último que he incorporado a mi rutina ha sido el suero de Vitamina C y cafeína de Youth to the People. Contiene dos activos super potentes y también muy de moda últimamente, la Vitamina C estable al 15% y Cafeína derivada de la Yerba Mate, además en su fórmula encontramos también extractos de frutas y plantas para contribuir a su lucha contra la oxidación celular.


Aplico este serum por la mañana, sobre la piel limpia y tonificada. Con un par de pulsaciones es suficiente, y se aplica y se extiende fácilmente sin dejar sensación pegajosa o grasa en la piel, se absorbe rápidamente ya que tiene una textura super ligera. No lleva perfume, y sin embargo al aplicarlo notamos un ligero olor floral derivado de los ingredientes que componen este serum, olor que desaparece inmediatamente sin interferir con ningún producto que apliquemos a posteriori.


Si tenéis algún problema o sensibilidad en la piel, debo deciros que este suero es muy suave, no irrita la piel para nada y está recomendado para todo tipo de pieles, incluidas las más sensibles. Como os decía, lo aplico por la mañana, y con el uso durante estos meses he percibido una mejora en el tono de la piel, en su textura y lo que más me gusta, la sensación de energía que le aporta a mi piel cada día. Tenedlo en cuenta para próximas compras, os va a encantar. Lo tenéis como todos los productos de Youth to the People en Sephora y Cult Beauty.


Otra forma en la que podéis introducir la cafeína en vuestra rutina es a través de una crema hidratante que contenga este ingrediente. Yo lo hago con la Vitamina C Fusion de Bioline Jató. La marca de belleza italiana especializada en tratamientos en cabina y de la que ya os he hablado con anterioridad en el blog, lanza esta línea de cosmética natural llamada 24.7 Natural Balance, una línea transversal pensada para hombres y mujeres de cualquier edad.


Esta crema hidratante contiene vitaminas C, E y Provitamina B5 para aportar vitalidad y equilibrio a la piel, suena bien, ¿verdad? Pues además contiene extracto de rosa canina y Artemisa que son emolientes y antioxidantes y nos ayudan a luchar contra los radicales libres, responsables de la oxidación celular.


Yo aplico esta crema por la mañana, tras la limpieza, el tónico y el serum, y debo deciros que tiene una textura ligera que se absorbe rápidamente, factor importante en mis mañanas en las que no tengo un minuto que perder. Como os digo, se absorbe muy bien, no deja nada de sensación grasa o pesada en la piel ni ningún tipo de pegajosidad o residuo una vez absorbida.


Tiene un perfume frutal muy agradable, pero no temáis, que no perdura en la piel ni resulta cargante, y la sensación al aplicarla ese de piel jugosa, suave e hidratada y muy bien preparada para en mi caso, aplicarme el maquillaje inmediatamente. Como os digo, una forma muy efectiva y práctica para aportarle a nuestra piel esta Vitamina C que tan bien nos sienta en momentos como éste.


¿Vosotras soléis utilizar Vitamina C en vuestras rutinas diarias? ¿Cuál es vuestro socrático favorito con Vitamina C?










miércoles, 22 de septiembre de 2021

El spa en casa: jabones y geles de baño que estoy adorando.







¿Vosotras sois de ducharos por la mañana o por la noche? Yo definitivamente soy del equipo noche. Adoro la sensación de relax en la ducha tras el largo día de trabajo, niñas y vida adulta en general. Son unos minutos que aprovecho para mí y en los que me gusta crear una especie de ritual, empezando por los geles de ducha.


Hoy quiero enseñaros algunos de los que estamos usando, y los hay para todos los gustos y estados de ánimo, empezando por un clásico: el Gel de Ducha Eau de Lancaster. Es un clásico en mi ducha, me encanta cómo huele, al famoso perfume de la marca y lo vigorizante que es. Hace muchísima espuma, y el olor perdura en la piel y en el baño.


La verdad es que el gel lo suelo comprar por separado, sin el perfume, y aprovecho ofertas en tiendas locales o en webs tipo Primor o Douglas. Es el gel favorito de mi señor marido y me pide que lo siga comprando una y otra vez, así es que repetiremos con él seguro.


Para mis niñas, que ambas tienen piel atópica, suelo usar aceites de ducha o baño, y el último que estamos usando, y digo estamos porque a mí me encanta, es de la marca de parafarmacia francesa SVR, su Topialyse Huile Lavante.


Es un aceite de ducha que forma parte de la línea para pieles muy secas de SVR y es perfecto para pieles con eczemas, como las de mis dos niñas. Contiene niacinamida, probióticos, Omegas 3, 6 y 9, glicerina y aceite de semilla de algodón, y no contiene SLS que puede resultar agresivo para este tipo de pieles tan sensibles.


Se puede usar en cara o cuerpo, yo lo he usado como limpiador facial en alguna ocasión y el resultado ha sido más que aceptable, sin sensación grasa y piel limpia sin tiranteces. Como os decía yo lo utilizo como gel de baño diario de mis hijas, y les ha venido muy bien ya que proporciona mucha más hidratación que los geles habituales, y eso las pieles atópicas lo agradecen mucho.


Este aceite micelar me vino en un pedido que hice a la web de Anita Farma, y estoy segura de que repetiremos con él, ya que además tiene un perfume muy ligero y delicado que las niñas adoran. Emulsiona muy bien con agua, limpia con suavidad y es perfecto para este tipo de pieles.


El gel que estoy usando yo a diario en los últimos meses es de la marca de cosmética natural Natura Siberica, su Gel de ducha con Vitaminas. Se trata de un gel con una mezcla de extractos de plantas de Siberia y Extremo Oriente incluyendo Moras de los Pantanos Árticas, Zarza de Mora, Aceites de Uva Silvestre, Bérbero Siberiano, Lino Blanco, Aceite de Amaranto, Arándano y Amur de Terciopelo.


Y la verdad es que huele a cóctel de frutas dulces que es una delicia de aplicar. Tiene una textura cremosa y emulsiona con facilidad formando una espuma de densidad media que limpia la piel suavemente sin agredir. No contiene SLS por lo que pueden usarlo las pieles más secas sin temor a notar ninguna tirantez.


Me gusta especialmente que venga con un dosificador tipo "pump", ya que nos permite aplicar la cantidad de gel necesaria sin desperdiciar nada de producto. En definitiva, un gel de ducha suave y muy agradable que hace que la ducha de cada noche sea un momento delicioso.


El último gel que tengo en rotación en mi baño en este momento ha sido uno de mis favoritos en los últimos años, y digo ha sido porque la marca lo ha descatalogado recientemente. Se trata del aceite de ducha Seathalasso de la marca Douglas Home Spa, lo solía comprar de 3 en 3 cada vez que veía una promoción en la web alemana.


Es un aceite de ducha con un olor marino súper relajante, contiene extractos de algas y minerales marinos y aplicarlo cada día en la ducha es una gozada. Tiene una textura líquida y translúcida, que yo aplico directamente en la mano y sobre la piel del cuerpo, masajeándolo hasta formar una espuma ligera que se elimina con agua rápidamente.


Su aplicador es muy cómodo para utilizar la cantidad exacta de producto y con poca cantidad es suficiente para la piel de todo el cuerpo. El resultado tras su aplicación es una piel con una suave película sedosa sobre la piel, hidratado y con un olor muy agradable. Una pena que esté descatalogado.


El último producto que hoy os quiero enseñar es un jabón sólido con el que ya he repetido en varias ocasiones y que no suele faltar en mi ducha, se trata del Jabón de Arcilla Blanca y Rosa de Vera and the Birds.


El jabón de arcilla blanca y rosa está indicado para todo tipo de pieles, incluidas las pieles secas o normales, ya que limpia pero no deja la piel tirante. Esto es debido a que además de las arcillas, contiene aceites de oliva y coco, glicerina y salvia; esta última le aporta un delicado olor herbal sin necesidad de añadir perfume a su fórmula, por lo que es apto para pieles que no toleren bien los perfumes.


Yo lo utilizo como jabón limpiador facial por la noche en días alternos para realizar una limpieza profunda, y siempre como 2º paso tras el desmaquillado de la piel. Confieso que en ocasiones lo utilizo también como jabón corporal ya que me encanta su olor y lo suave y limpia que deja la piel del cuerpo también.


En definitiva, un momento que me gusta disfrutar y del que me gusta que también disfrute mi familia y que suelo variar dependiendo del estado de ánimo del día o de cómo note mi piel en ese momento.


¿Vosotras soléis tener varios productos de limpieza corporal en la ducha? ¿Conocéis alguno de los que yo os enseño? ¡Os leo!





martes, 14 de septiembre de 2021

3 espumas bronceadoras para todos los gustos.

 





Uno de los productos que más estoy utilizando este verano, aparte de la protección solar, es sin duda el autobronceador. Veréis, yo soy muy pálida siempre, durante todo el año, y en verano la cosa tampoco varía demasiado. No me gusta nada tomar el sol, de hecho lo evito siempre que puedo, y por lo tanto mi tono natural pasa de ser muy pálido en invierno a bastante pálido en verano. 

Es por eso que prefiero acudir a los productos autobronceadores  para animar un poco el tono sobre todo en las piernas y partes menos expuestas habitualmente al sol, y uno de los formatos que más suelo utilizar son las espumas. Este tipo de producto me resulta mucho más cómodo y fácil de aplicar que los aceites, cremas o brumas que tan de moda están últimamente. Siento que la espuma es mucho más controlable y manejable, y mucho más sencilla de aplicar y extender con un guante autobronceador.

Durante estos meses he probado distintas clases de autobronceador, y entre ellos estas tres espumas de las que os quiero hablar en el post de hoy. Comenzamos por la que más tiempo llevo utilizando, la Bruma Autobronceadora de Vita Liberata.


Espuma autobronceadora de Vita Liberata.



Vita Liberata fue creada por la irlandesa Alyson Hogg, y sus productos están formulados combinando la última tecnología con los activos naturales más potentes, son libres de crueldad animal y con fórmulas hidratantes y muy suaves con la piel.

Esta espuma como podéis ver en la foto, tiene un tono dorado muy parecido al que finalmente va a dejarnos en la piel. Es de una consistencia ligera, y se aplica muy fácilmente ya que al tener un poco de color, nos permite saber por qué sitios hemos pasado ya el guante autobronceador. Como os decía al principio de esta entrada, yo siempre aplico el autobronceador con guante, es la manera más segura de conseguir un bronceado uniforme y sin rayas o pliegues.

Me gusta por el tono tan natural que deja en la piel, porque es muy gradual y en un par de aplicaciones podemos conseguir un bronceado intenso, porque no siento la piel deshidratada tras su uso y porque apenas deja olor sobre la piel. 

Además, se va degradando de manera muy natural, sin dejar zonas más oscuras que otras con el paso de los días. Cuesta alrededor de los 22€ y lo podéis encontrar en webs como Look Fantastic, El Corte Inglés o Sephora.
 
La siguiente espuma que he estado utilizando es Hawaiian Tropic Sunless Tan. Lo compré en una droguería local tras acabarse el anterior autobronceador que estaba utilizando y su precio es estupendo, alrededor de los 10€ en droguerías y supermercados.



Espuma autobronceadora de Hawaiian Tropic.



Como podéis apreciar en la foto, es la espuma más firme y consistente de todas, y un subtono más grisáceo que las demás. Su aplicación es también super sencilla gracias a lo densa que es su espuma y se extiende fácilmente, dejando un tono bronceado ligero en muy poco tiempo. 

Contiene aloe y Vitamina E, y deja en la piel un ligero aroma tropical como todos los productos de Hawaiian Tropic. Me gusta porque no es nada pegajoso, se asienta muy rápidamente y podemos continuar con nuestras tareas casi inmediatamente.

Acabamos con la Espuma Autobronceadora de Bondi Sands, que ha sido la última que he comprado. La marca australiana Bondi Sands está especializada en productos relacionados con la protección solar, el bronceado y el autobronceador, y esta espuma en concreto es uno de los best-sellers de la marca.

Espuma autobronceadora de Bondi Sands.

                      

Como veis en la foto, es la espuma más ligera de las tres, y también la más oscura. Esto es debido a que a la hora de comprar me equivoqué y metí en la cesta el tono Dark, cuando el mío probablemente hubiera sido el Light. En cualquier caso, la espuma se adapta a mi tono pálido con bastante facilidad y no deja un resultado demasiado oscuro.

Como las anteriores, es bastante sencilla de aplicar y extender, y deja color en la piel inmediatamente, así es que lo de aplicarla con las manos queda totalmente excluido con esta espuma. Personalmente es la que más me gusta como huele, su olor a coco y piña y a frutas tropicales permanece en la piel un rato después de la aplicación y es un olor muy agradable.

Si lo aplicas varias veces seguidas el tono sube bastante, y para eliminarlo hay que exfoliar la piel a conciencia ya que el bronceado dura varios días sobre la piel. Si sois morenitas, esta puede ser una buena opción para vosotras.  Cuesta alrededor de los 20€ en webs como Druni, Beautybay o Notino.

¿Vosotras soléis utilizar autobronceadores? ¿Cuál es vuestro favorito?









Design by Winter Studio © 2015.