miércoles, 21 de noviembre de 2018

Tónicos faciales, una guía.







El tónico facial es uno de los productos de la rutina de cuidado de la piel más controvertidos. Unos afirman que es un paso imprescindible para lograr una piel saludable, otro en cambio opinan que su uso es muy irrelevante. Yo os voy a hablar hoy de mi opinión y mi experiencia con ellos.

Veréis, hace años, cuando empezaba a preocuparme por el cuidado facial y daba mis primeros pasos en esto de la cosmética, seguí  a rajatabla un método que muchas conoceréis, el famoso de los 3 pasos de Clinique, y como mi piel era mixta tirando a grasa, mi tónico era el número 2. Pues bien, esa rutina no personalizada y standard le sentó fatal a mi piel, el tónico me resultaba muy agresivo quizá por el alcohol denat, y me provocaba desequilibrio en la piel y brotes de granitos muy a menudo. Fue cambiar de rutina y mi piel se normalizó.

Después de esta experiencia con los tónicos faciales he estado mucho tiempo sin utilizarlos, me daban terror, pero quizás por al influencia de la cosmética asiática y el concepto de "layering" (ir cuidando la piel aplicando "capas" de distintos productos),  o quizás porque la industria de la belleza ha avanzado mucho incorporando nuevos ingredientes muy efectivos a sus tónicos, el tónico, o en mi caso los tónicos, han vuelto a mi rutina y se han asentado definitivamente en ella.

Parto de la base de que en mi opinión, el tónico no es un paso imprescindible en nuestra rutina como lo puede ser el desmaquillado por ejemplo, pero es un excelente preparador de la piel ya que la equilibra tras la limpieza. Al limpiar nuestra piel, el ph se desajusta y la piel se vuelve más alcalina y proclive a irritarse o dañarse. Si bien la misma piel es capaz de reajustarse, los tónicos ayudan a lograr el equilibrio óptimo para que al aplicar el sérum o hidratante después, se absorban con mayor facilidad.

Y después está el tema de la sensorialidad, en mi caso cuando aplico un tónico en bruma por ejemplo, me encanta inspirar cuando lo pulverizo, me relaja y me calma, forma parte de un ritual. O cuando lo aplico directamente con las manos o con un algodoncillo, la sensación de piel calmada que me deja un tónico hidratante es perfecta.

Por estas razones a mí me gusta usar tónicos, y los uso de varios tipos, hoy os hablaré de los que tengo en uso actualmente, y empezaremos por los hidratantes.




El primer tónico del que os quiero hablar es un típico tónico suavizante e hidratante de los de toda la vida, un clásico. Me lo trajo una amiga de un viaje a Polonia, y se trata del tónico suavizante y antioxidante de la marca polaca de cosmética natural Clochee.

Tiene un ligero olor herbal muy agradable, lo aplico a toques mañana y noche con un algodoncillo, dejo que se absorba y continúo con mi rutina habitual. Contiene gingko biloba que es antioxidante, glicerina y aloe vera para suavizar e hidratar y extractos de te verde y de rosa entre sus ingredientes principales. Suavizante y muy refrescante, deja la piel calmada. Un tipo de tónico básico que para mi funciona y mucho.

El segundo tónico se presenta en un formato spray, un formato en bruma que ha sido de los últimos en unirse a mi rutina de belleza, pero que ya nunca faltan en mi baño. Se trata del agua de rosas bio de Alverde, la marca de cosmética Bio de DM, el gigante de droguerías alemana. Este tipo de tónico tiene ingredientes muy básicos y me gusta para calmar la piel cuando la noto estresada. En verano tras el sol por ejemplo, o en momentos de mucho frío en invierno cuando al noto muy tirante.

Contiene agua de rosas orgánica para suavizar y glicerina para hidratar, lo pulverizo después de la limpieza o cuando noto la piel apagada y deshidratada. Una pena que DM no envíe a España, porque sus precios son una pasada, 2€ los 100ml de este tónico, ¡como para no picar!

Otro de los tónicos nuevos en mi rutina son los exfoliantes; este tipo de tónicos realiza una exfoliación química en la piel debido a los ácidos que contienen y de esta manera al aplicarlos limpiamos la piel, estimulamos la renovación celular y retiramos las células muertas. ¿Suena bien, verdad?




El caso es que hasta hace poco a mí el tema ácidos me daba un poco de miedito y he ido introduciéndolos en mi rutina poco a poco, empezando por el famoso "Glow Tonic" de Pixi. Es un tónico exfoliante suave, con un 5% de ácido glicólico, perfecto para iniciarnos en el mundo de la exfoliación química. Lo aplico cada dos o tres noches en un algodón a toquecitos por toda el rostro y deja la piel muy suave y luminosa. Contiene aloe vera y hammamelis, hidratantes y suavizantes, por lo que este tónico es suave y adecuado para casi todos los tipos de piel. 

Quería también hablaros en esta entrada de otro tipo de producto que aunque no puede ser catalogado como tónico, me resulta muy versátil y lo utilizo habitualmente en mi rutina facial, se trata del "Fixing Mist" de Pixi, o su bruma fijadora. 

Es un producto destinado a fijar el maquillaje, a hacer que éste dure más tiempo sobre la piel, pero además aporta beneficios cosméticos. Lo utilizo antes del maquillaje, después de éste o cuando quiero refrescar o iluminar el maquillaje. Contiene agua de rosas y té verde, para calmar, hidratar y refrescar y alcohol polivinílico que es lo que hace que el maquillaje se fije y aguante más horas intacto. Ha sido un básico durante estos meses de verano y seguiré usándolo de cara a estas fiestas que se aproximan cuando necesite un maquillaje intacto más tiempo.

En cuanto acabe estos tónicos tengo claro el próximo que compraré, el hidratante de Josh Rosebrook del que todo el mundo habla tan bien, y os hablaré de él por aquí, seguro.

Supongo que tras leer este post os habré convencido de que utilizar tónicos a diario os va a aportar muchos beneficios y es un paso muy agradable si queréis recrearos en una buena rutina de cuidado facial, así que ¡manos a la obra! 

 ¿Soléis usar tónicos faciales? ¿Cuáles son vuestros favoritos?




9 comentarios

  1. Me ha gustado mucho tu post. Yo ahora estoy con uno de La Rebotica que me tiene encantada.
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aún no he probado nada de La Rebotica, pero lo haré! :)

      Eliminar
  2. A mi me encantan los tónicos, ahora ando disfrutando del de calendula de Kiehls

    ResponderEliminar
  3. Pues verás, usé el sistema de tres pasos pero metiendo el tónico de la línea de piel sensible porque sabía que no llevaba alcohol y genial ^_^ la verdad que es un ingrediente del que escapo en tónicos.
    No me es un paso imprescindible como dices, ahora mismo lo he sustituido por el uso de brumas que también me relajan más.

    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
  4. Sin tonico no hago mis cuidado facial :) He probado glow tonic y me ha encantado, junto con el de Caudalie son mis favoritos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Le tengo muchas ganas a estos tonicos!!besos

    ResponderEliminar
  6. el tónico es básico en mi rutina, siempre he usado y siempre usaré jejeje, no podría decirte un favorito, porque soy culo de mal asiento, podría decirte con cual no repetiré :D

    ResponderEliminar

Design by Winter Studio © 2015.